No dejaré crecer la mentira.

Nota aclaratoria por aquello de la cizaña que se está sembrando en redes y medios radiales de Cali acerca de mi participación como asesor en comunicaciones digitales y en redes sociales para el Comité Ejecutivo del Deportivo Cali, el equipo de mis amores:

Esta es la aclaración:

Desde 2012 doy mis opiniones acerca del Deportivo Cali a través de blogs y medios deportivos digitales tales como Hinchada Verdiblanca, Rincón Azucarero, Futbolete, Futbolred y, recientemente, Gol Caracol. En cada uno de los escritos, así como en mis cuentas personales verificadas en redes sociales, me he manifestado libremente acerca del rendimiento del equipo, su administración, su parte institucional sumado a declaraciones de admiración, aliento y afecto por el club que considero el más grande y respetable de Colombia.

Al notar los frecuentes ataques de la prensa a la institución (a veces con documentación restringida para uso interno del club) y por sugerencia de personas externas que me conocen por mi trayectoria profesional, el actual Comité ejecutivo aprobó mi llegada como asesor en temas de comunicación digital. En contraprestación no acepté recibir dinero del club y como contraoferta me plantearon la posibilidad de ser socio con cobertura por un año, vigencia del acuerdo. Lo acepté pues quedaría atado, con gusto, al club.

Es falso que el contrato lo haya hecho con Álvaro Martínez exclusivamente, lo hice con el Deportivo Cali y para el Deportivo Cali. Por motivo de las elecciones no he hecho efectivo el beneficio ofrecido para “autobloquearme” para votar en octubre, porque fácilmente podría entenderse que debía hacerlo por el comité que me contrató y prefiero restringirme en ello de forma transparente.

Deportivo Cali me envió la documentación y ha cumplido con todo lo ofrecido, he sido yo quien no ha hecho efectivo el cobro del contrato. Una vez elegido el nuevo comité, y si lo aprueban, pasaré la documentación requerida para aspirar a ser socio de la institución.

Es cierto que tengo un convenio para monitorear, responder y cuidar la imagen en redes sociales del Deportivo Cali de forma moderada sin perder mi autonomía y es cierto que me ofrecieron una acción que todavía no he tramitado, es decir, NO SOY SOCIO del Cali.

Es falso que dicho contrato sea para favorecer alguna campaña política y es mentira que se me haya dado (incluso ofrecido) dinero por ello y reitero, el convenio se firmó con conocimiento pleno y aprobación completa del comité ejecutivo actual.

No soy de comunicados, ni diva que fuera, pero al notar a varios periodistas y cuentas en Twitter mostrando interés por este acuerdo (que se entendía privado), señalando de manera irresponsable que hay pagos y beneficiarios diferentes al Deportivo Cali, me vi obligado a salir del silencio y aclarar todo.

Los invito, de corazón, a que en esta campaña política nos concentremos en las propuestas y que, con lupa, revisemos quiénes son los que siembran esta desinformación con el único fin de dañar al Deportivo Cali y ojalá no lo hagan para favorecer a ninguno de los aspirantes a Comité Ejecutivo.

Gracias,

Germán Salcedo C.

(@Germanchos)

Advertisements