¿Por qué no me querés?

La pregunta se responde a si misma, no porque sea fácil sino porque en ella se nota el deseo, la carencia y, lo que es peor, la necesidad.

Imagen: mimiandeunice.com

Deambulamos, somos seres nómadas por evolución, de tierra en tierra y, también, de corazón en corazón, como seres errantes. No es una decisión que tomemos al nacer o un camino que decidimos correr porque si, no, es porque la vida es así: insatisfacción.

Algunos le echan la cara al destino e incluso, atrevidamente, le “achacan el pato” a Dios. Permítanme me río, jajaja. ¿Dios? Bueno, si así lo querés ver, perfecto, respetable…pero ingenuo.

Dios nos dio todo lo que necesitamos en la medida en que lo necesitamos y, es bonito, nos lo dio a todos por igual, solo que a unos se los dio desequilibrado: mas belleza que inteligencia por ejemplo, y viceversa.

Dios no tiene la culpa que en tu voluntad no exista el deseo de quererte, de agradarte, de sentirte bien con vos mismo.

Dios no tiene la culpa que cada persona que se te acerca sale despavorida por ese escandaloso deseo de agradar, de quedar bien, de integrarte, de perder tu ser para que el o la otra se sientan atraídos por vos…no, eso no es atracción es lastima.

Dios no tiene la culpa que tus parejas no estén con vos por vocación o gusto sino por tu persistencia. No durarán mucho, no, a nadie le gusta alguien que no se quiere, alguien que mendiga afecto, alguien que no sabe lo que tiene.

¿Cómo te vas a entregar si ni siquiera sabes hasta dónde puedes dar?

Ahora bien, cada persona que va pasando por tu vida. No son derrotas, no son perdidas, no son golpes…son lecciones de vida. En tu cara: deja de ser como eres, mereces mas.

No estoy para dar consejos ni aliento. No soy Coelho, Dios me libre, ni lo pretendo; pero si la vida algo me ha enseñado es que no vale de nada sentir pena propia, encerrarse en excusas de “no puedo, no entiendo, no sé qué es” cuando es perfectamente claro: sos vos.

Adelante, arregláte, vestíte, sentíte a gusto. Salí, mira a los ojos, no caigas en el primer lance… no seas regalada(o).

La vida es un círculo y tarde o temprano te ha de tocar un giro que salga a tu favor, uno que te traiga lo que esperas…así que deja de buscar en los demás lo que no tienes en ti y mas vale empieza, lentamente a construir un yo que enamore.

La belleza se puede comprar… lo demás no, así que deja de suplicar porque te quieran y queréte.

Entre tu y tú amor propio se encargan de la soledad y, con voluntad y actitud atraerán lo que pides, lo que quieres.

¡Quiubo pues!,  ¿qué estas esperando?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s