La magia está en lo detalles.

Imagen: blog.hotelescity.com

Imagen: blog.hotelescity.com

Hace poco mas de dos años regresé de Lima. Por esas cosas de la vida, y de la gente, tuve la oportunidad de trabajar y vivir en el Perú.

Perú, una tierra maravillosa, seca como tambor viejo pero maravillosa. Allá hice muy buenos amigos que, a pesar de la distancia y una que otra diferencia, he podido mantener a mi lado.

En Lima comí hasta la saciedad y pude degustar el pisco en todas sus presentaciones y combinaciones posibles. Pude, aunque de esas gestas hay recuerdos borrosos y kilos de mas.

Así mismo, dentro de las actividades diarias hubo que trabajar y uno de mis clientes fue la marca Cerveza Cusqueña. Ellos, los de la cerveza, promocionaban la cerveza con el slogan: “La magia está en los detalles” y aunque va, para la cerveza, encaminado al proceso de elaboración y el cuidado del mismo no hay nada mas cierto que eso: todo está en los detalles.

Es, por ejemplo, como una relación empieza o termina por un detalle, así sea uno diminuto.

Y no hablo de relaciones amorosas, no, hablo de las de cualquier tipo. Claro esta que, hay que ser justos, a los detalles le ayuda la sensibilidad que tengamos ante ellos porque, de verdad, no sirve molerse a detalles cuando para quien los hacemos es inmune a ellos o, en el peor de los casos, ni cuenta se da.

Un saludo cordial, una mirada, un gesto de aprobación hacen que una conversación fluya naturalmente.

Una palabra convertida en acción sin necesidad de ser exigida hace que la persona crezca en su valor.

Un gesto indebido, un acto mal intencionado, una mentira traviesa y la confianza queda en el pasado.

Una sonrisa no solicitada, unos ojos que no sostienen mirada y estás ante un nuevo posible amor.

Una respuesta sin pregunta y tendrás a un mentiroso colgado.

Una llamada inesperada para un saludo espacial y sentirás que hay un lugar en el mundo para tu soledad.

La magia está en los detalles, en cuidar de ellos en procurarlos sorprendentes y bellos.

La magia está en encontrar el momento para destacar entre una humanidad que agoniza en la cotidianidad, que muere lentamente en un mundo gris, sin sorpresas en donde, tristemente, los detalles no salen en la prensa, no son protagonistas de la realidad.

No es cuestión de tener mas o menos educación, es cuestión de respetar la vida como queremos que nos respeten a nosotros. Es ceder la vía, es dejar pasar a los ancianos primero, es ceder las sillas a las mujeres, es no violentarlas.

Es viajar ligero del equipaje de la culpa. No es dar limosna, es evitar la lastima.

La magia está en los detalles, está en ser gente, gente de bien que busca el bienestar de los demás sin desamparar el propio.

Es celebrar los triunfos ajenos como propios, es evitar la envidia, es sentir afecto por lo que no es material.

Es tener buena ortografía, no hablar golpeado.

Es eliminar el “siempre” y el “nunca” de una discusión.

Es respetar y agradecer todos los días a papá y mamá.

Es invitar al que no invitas nunca y, es, dejarse invitar. No hay malas intenciones en lo que se hace con el corazón.

Es alejarse del “qué dirán” y saludar en un ascensor lleno.

Es simplemente eso, el detalle de ser persona entre tanto animal.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s