Con “L” de lamentar.

Foto: Alcaldía de Cali.

Foto: Alcaldía de Cali.

Es recurrente que llegue tarde a todo, es el gusto exquisito que desarrollé a no estar a la moda nunca. Mi mamá, en su infinita sabiduría me acusa de rebeldía, mi papá en su infinita siesta de la tarde solo ríe.

Ni rebelde, ni snob. Simplemente impuntual. (Aunque eso de la moda si me parece una soberana pendejada).

A la moda o no hay algo que siempre haré y es defender a mi tierra, mi Cali bella, pero sin caer en la estupidez de pelear con otra persona por regionalismos.

Las regiones, que gracias a El Creador, en nuestra patria son variadas y abundantes, hacen que el desarrollo se multiplique por la competencia implícita entre ellas, competencia, ojo, no rivalidad.

Las regiones hacen que nuestra cultura sea rica y que entre esas diferencias vayamos creciendo en una amalgama completa. No somos todos iguales, menos mal.

Que si caleño, paisa, bogotano o costeño. A mi me da lo mismo, finalmente nuestra raíz es la misma: tribus indígenas promedio y lo no menos promedio de España. Somos tan iguales que sabemos identificarnos unos a otros, sin escucharnos, cuando estamos fuera del país, porque, que tristeza, ahí si somos todos sin distinción “hijos del país del Sagrado Corazón”.

Cali hace un esfuerzo por organizar unos Juegos Mundiales y, no quiero exagerar pero así se vio y sintió, los medios reconocidos de la capital los tomaron como un concurso de rayuela o un campeonato de “metegol-tapa”. Solamente, corrijánme por favor si estoy errado, una vez vieron que a la ceremonia de inauguración vino el presidente del COI le empezaron a dar minutos.

Tristemente esos minutos, aún escasos, pasaron a un segundo plano por la rechifla al presidente Santos y, más recientemente, por un irreparable e injustificado error de ortografía en las medallas.

De lamentar, sin lugar a dudas, que por no revisar un texto Cali y Colombia hayan sido expuestas al mundo por lo que somos: generalmente incultos.

De lamentar, que no sé hasta cuándo será, que gente de otras regiones haya destruido a los caleños por eso y le hayan restado peso a los Juegos, al logro que eso significa para la región, para el país.

Y, de lamentar, y es lo mas triste, que nosotros, caleños hechos y derechos, hayamos caído en el juego de responder y no mostar hidalguía y civismo.

Mientras tanto los deportistas, si porque el que no sean olímpicos no les quita lo deportistas, están felices con Cali, con su gente, con el trato recibido, con las facilidades para desempeñar sus actividades, con el ambiente en cada escenario…los extranjeros enseñándonos, una vez mas, que lo nuestro vale mucho mas.

En fin, y para cerrar, un error se comete, se acepta, se explica, se corrige y tras él se ofrecen excusas. Punto.

Este no es un fallo cualquiera, es mas, es un fallo inadmisible y si, una vergüenza pero, de lo malo lo bueno,  gracias a él. Los juegos tienen más atención.

Se demostró, merced al lamentable esbirro, la poca o ninguna unión nacional y, claramente, que en Colombia, todos, a los hijos de los mismos indios y los mismos españoles de poca monta nos encanta unirnos para destruir pues el bien ajeno es el mal propio, ¿ o no paisanos?

Nos leemos @germanchos

Advertisements

4 comments

  1. Desgraciadamente, y sí digo desgraciadamente, eso distingue a nuestra raza, la capacidad de unirnos tan rápido para destruir al otro que da miedo.

    Lamentable el error cometido en las medallas, pero estoy 100% seguro de que muchas personas ni estaban enteradas de estos juegos en Cali, solamente supieron de ello cuando en las redes sociales inundaron de críticas destructivas la falta de la “L”, esta misma gente tan inculta que hasta buscaron en un traductor la palabra “word” a ver si significada “palabra” o “trabajo”.

    Es raro encontrar a personas que defienden su ciudad o departamento sin regionalismos, comparto esa forma de pensar.

    Triste realidad Colombiana

  2. Total acuerdo!!! Este es el país en el cual nadie se atreve a hacer nada por 2 razones: poca iniciativa y por miedo a ser abucheado públicamente, el país en el que nadie se puede equivocar porque en vez de apoyar a los nuestros los ponemos en vergüenza, y cada vez que hacemos esto quedamos más en vergüenza todos los colombianos.

    1. Maxime cuando por lo menos media docena de pares de ojos, Caleños y Bogotanos porque la empresa que elaboro las medallas es cundiboyacence, no dijo nada al respecto en un principio, ahi si no dicen nada…son cosas que pasan lo que indica que estos detalles son inperceptibles ante la calidad de personas se supone es y debe ser nuestra ciudadania Colombiana, Cali seguira recibiendo con los brazos abiertos a las caras amables a las almas envidiosas a quienes quieren construir pais y a quienes quieran destruilo y desmeritar de nosotros mismos…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s