Cuestión de energía

Hay días de días, como en todo. Momentos en los que vas por la vida sin mayores pretensiones que llegar a casa a preparar algo de comer, ver un poco de televisión, adelantar el libro que aún no terminas de leer o simplemente refugiarte entre las sábanas y las almohadas esperando que el día que sigue a esa noche sea mejor. Pasa, me ha pasado, puede seguir pasando.

Hay otros días, pocos pero afortunadamente los hay, en los que en un instante te cambia el devenir. Días en los que, de la nada, sin previo aviso sientes un corrientazo que te despierta, que te mueve, que te hace saltar hasta que, por fin, recuerdas cómo es que es eso de que te lata el corazón en el pecho.

relaciones_pareja

Es cuestión de energía, de sentirla correr por el cuerpo, de limpiarla y cuidarla para que, al ser compartida con el entorno y dentro de su lógica vital, transformada no creada o destruida, te nutra de igual manera. Es lo que proyectamos, es de lo que vivimos, es cómo lo vivimos.

Cuidar nuestra energía es clave. No estamos para andarla regalando ni mucho menos. Detectar tempranamente aquellas personas que decidieron dejarlo todo para andar por el mundo chupando la vida de otros es fundamental; estas no son buenas compañías, no son constructivas y su mundo de celos, envidia y deudas por cobrarle a la humanidad lo único que logrará es que pierdas tu vitalidad.

De igual manera estar atento a las personas que desbordan electricidad, sí, esas anguilas humanas a las que, a pesar de todo y todos, la vida les parece un eterno arco iris.

Tanto tampoco, es sospechoso, es raro. Pareciera que desconocieran la realidad o que el concepto de “equilibrio” no existiera. Se vale estar triste de vez en cuando, o enojado, claro, pero eso de cabalgar en unicornios los días, todos los días, no es para mi.

Cuido, me cuido, valor y quiero mi energía, la vibra, lo que doy. Procuro que quienes me rodean lo sientan así. Disponible para escuchar, sentir y compartir sus momentos sin necesidad de convertirme en un padre o madre, no, simplemente un punto del universo en donde venir a cambiar ideas, sentimientos y, por qué no, energías. Doy de la buena, transformo las no tan buenas y al final quedamos en un punto en el que seguir es una obligación, por ello recargamos.

La buena vibra, lo que proyectas es igualmente tu herramienta de atracción. Si envías señales de inseguridad, baja autoestima y miedo atraerás al abusador.

Si vas por la vida gritándole a las nubes, atraerás soledad y si tus días son una noche sin final, atraerás oscuridad para vivir en ella hasta que ya no recuerdes lo que es la luz.

Si te quejas hasta del sol tendrás para ti situaciones para que te quejes aún más en medio de personas que, si son inteligentes y cuidan su energía, te irán dejando atrás.

Si lo tuyo es un constante deseo sexual, atraerás abandono y falta se seriedad. Que no se note el verano, no cuando la calle está llena de lobos solitarios(as) y, como por variar, hambrientos.

¿Qué es lo que deseas? ¿Qué quieres? Y revisa si lo que tienes dentro de vos es lo que necesitas para obtener aquello que buscas o esperas. Porque, es cierto, probado y con testigos, si quieres amor debes al menos mostrar que eres capaz de amar.

Cuidar la energía, revisarla, hacerle pruebas y mantenimiento. Buscar momentos felices, compartir, vivir y disfrutar. Saber dar antes que recibir pero estar preparado y agradecer cada cosa, situación o detalle que tengan para con vos.

La energía lo define todo. El instinto se nutre de ella y te permite actuar de una u otra manera, esperada o no, llevándote por el camino que debes recorrer, aquel que sabes que es el tuyo a cada paso que das.

La energía, cuando se siente tranquila, atrae y libera. Puedes notarlo cuando, un día cualquiera, le das un abrazo a alguien y, por el corrientazo, sabes que de esos brazos ya no te quieres salir, que has encontrado un lugar cómodo, tranquilo, uno para ti. Has encontrado con quien compartir tu energía y verla crecer, en compañía.

Y, claramente, tendrás no lo que deseas, sino lo que atraes con tu energía.

Germán Salcedo Cajiao

@germanchos

*Foto: Body HealthMag

Originalmente publicada en ConLaOrejaRoja.com en Noviembre 07 de 2015.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s